Universidad Vasco de Quiroga

GRADUACIÓN DE LA 5TA.GENERACIÓN DE MEDICINA DE LA UVAQ.
“Fueron cuatro años de trabajo, de sacrificio de sus padres, de sus maestros”: Rector Raúl Martínez

16 de junio del 2018 23:07
Compartir en:
Compartir en Facebook Compartir en Twitter
16 jun

Morelia, Mich., 16 de junio de 2018.— Esta mañana se llevó a cabo la ceremonia de titulación de la quinta generación de estudiantes de la Escuela de Medicina de la Universidad Vasco de Quiroga.

La generación 2014–2018 que hoy se recibe, celebró misa en la Catedral de Morelia y posteriormente en el Auditorio Cesar Nava de la propia Universidad.

Ahí, ante la presencia de autoridades universitarias, como el Rector de la Universidad Vasco de Quiroga, Lic. Raúl Martínez Rubio Rector, el Secretario Académico, Maestro José de Jesús Castellanos López, el Dr. Carlos Amadeo García Ayala, Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Dr. Alfonso Solórzano Juárez, Director de la Escuela de Medicina de la UVAQ, el alumno Adrián Espinoza Chávez fue presentado como el mejor promedio en toda la carrera, alcanzando 9.7 de calificación.

El Rector de la UVAQ, Lic. Raúl Martínez externó su felicitación a quienes hoy terminan los cursos de Medicina. Terminar la carrera, dijo, es un parteaguas en su vida, es una ocasión especial no sólo para celebrar, sino para agradecer; la gratitud, puntualizó, es la habilidad de desarrollar la virtud de valorar la generosidad de los demás; recordar las cosas buenas que hemos recibido, valorarlas y agradecer.

Agregó que estos cuatro años fueron de trabajo de amor, de entrega y sacrificio, de sus padres y de su familia; de sus maestros, del personal académico, quienes colaboraron con dedicación y paciencia para ayudarlos a aprender para ampliar sus conocimientos y contribuir a que hoy sean mejores personas.

Los exhortó a distinguirse por su ética, por su servicio y por su respeto a la vida y a la dignidad del ser humano. Con ello, serán constructores de una nueva sociedad.

Y sepan, les dijo, que no resultará fácil, pues el mundo de hoy parece que prefiere la senda de los antivalores, y de la destrucción. Basta ver a nuestro alrededor, señaló, se prefiere la guerra y el terrorismo para construir una paz efímera, se prefiere apelar al individualismo y a los falsos niveles de excelencia que a la verdadera identidad del ser humano como persona, se prefiere el aborto que a la vida, que es sagrada, olvidando que el auténtico desarrollo tiene como centro la dignidad de la persona humana.

Les recordó a los graduados que “esperamos que al concluir la carrera de Medicina y convertirse en profesionales, sencillamente van a engrosar la legión de personas honestas que buscan de verdad construir una sociedad rica en obras que den dignificación personal y comunitaria”.

Más adelante, el rector hizo referencia al proceso electoral que vive nuestro país, e invitó a los jóvenes a participar activamente y que su voto sea razonado y reflexivo y analizado, para ello, dijo, hay que informarnos de los candidatos, qué han hecho, su preparación, qué resultados han tenido en sus cargos de elección y también como funcionarios.

Convocó a los graduados a salir a votar con plena conciencia de por quién y por qué, y agregó que el abstencionismo nos quita el derecho, mañana, de exigir o criticar a quien haya sido electo a través del sufragio.

Finalmente los llamó a que en esta nueva etapa de sus vidas imploren al Espíritu Santo para que continúe inspirándolos en sus mentes y en sus corazones para que aprendan a que lo que verdaderamente es esencial y significativo en la vida es alcanzar la santidad.

En su oportunidad, el Director de la Escuela de Medicina, Dr. Alfonso Solórzano, exhortó a los graduados para que continúen con su internado y su servicio social, para que sean una etapa llena de experiencias y de aprendizajes, donde a través del estudio fortalezcan y demuestren los conocimientos teórico-prácticos, colocando en alto el nombre de la Universidad Vasco de Quiroga, distinguiéndose, no solo por su capacidad técnica, sino por su disciplina, disposición, humanismo y entrega, para finalizar les dijo a los muchachos que se gradúan, que el éxito va por dos caminos, el estudio y la disciplina.

El graduado Adrián Espinoza Chávez fue el encargado de dar el discurso a nombre de sus compañeros de graduación. Inició con una frase de Ernest Hemingway: “no hay nada noble en ser superior a tus semejantes, la verdadera nobleza está en ser superior a tu antiguo yo”. Agradeció a los padres de todos los graduados, por los sacrificios que tuvieron que hacer para alcanzar este sueño.

Agradeció también a los profesores, doctores y maestros que dieron mucho más allá de las clases, que dieron tiempo, conocimientos; agradeció por dedicarle, dijo, un poco más a esta casa de estudios, la UVAQ.

A nombre de todos mis compañeros de estudios, dijo, agradezco a los profesores por atender esa sed insaciable de saber, “por ayudarnos a reflexionar en nuestros errores”.

Finalmente, como médicos, dijo, necesitamos de los demás para lograr nuestros objetivos, somos parte de un gran compromiso, como lo es la salud humana; que mostremos el máximo de nosotros, la máxima expresión, pero sobre todo, de nuestra casa de estudio UVAQ, finalizó.