Universidad Vasco de Quiroga

16° ENCUENTRO DOCENTE “FILOSOFÍA Y CULTURA” DE LA UVAQ.
“Nuestra mayor competencia está en nosotros mismos”: Rector Raúl Martínez.

28 de junio del 2018 02:25
Compartir en:
Compartir en Facebook Compartir en Twitter
28 jun

Morelia. Mich. 27 de junio de 2018. Con la inauguración por parte del Rector de la Universidad Vasco de Quiroga, Lic. Raúl Martínez Rubio, este día se llevó a cabo la primera parte del décimo sexto Encuentro de Actualización Docente “Filosofía, Cultura y Educación”, del claustro académico de la UVAQ, con el objetivo de facilitar un espacio de reflexión en los campos de la filosofía, la cultura y la educación, a fin de que los docentes fortalezcan sus áreas de oportunidad profesional y humana en el proceso de formación integral de los estudiantes, guiados por el modelo educativo de nuestra institución.

Ante la presencia del profesorado de las escuelas preparatorias y de la universidad, así como de los posgrados de la UVAQ, el Rector cuestionó, en su discurso de inauguración, ¿cuál es el desafío que tenemos como institución?

Dijo que nuestra universidad vive en la constante tensión de estar en el mundo sin ser del mundo, que nuestra universidad tiene un proyecto de hombre nuevo renacido por la gracia de Dios, de acuerdo a las palabras de San Juan Pablo II.

Agregó que la educación universitaria tiene que encaminar al estudiante a encontrarse con la realidad, a insertarse con conciencia y responsabilidad en el mundo; dijo que, más que la información y el conocimiento, el verdadero resultado esperado es la transformación de la persona en hombres y mujeres con pensamiento crítico, dotados de profesionalismo, pero también de una humanidad orientada a poner la propia competencia al servicio del bien común de la sociedad.

Con relación a la identidad católica de la UVAQ, el Rector destacó que la universidad implica el compromiso de vivir la identidad plasmada en el modelo educativo que encuentra en Cristo su razón y fundamento; que los principios evangélicos se conviertan para todos los que integramos la comunidad universitaria, en normas educativas, vivencias interiores y testimonios exteriores.

De acuerdo con lo anterior, puntualizó el Rector que nuestra mayor competencia está en nosotros mismos, cómo podemos ser los mejores docentes, para construir, a través de nuestros estudiantes, un mundo mejor, al cual estamos llamados.

El evento dio inicio con la celebración Eucarística presidida por Monseñor Víctor Alejandro Aguilar, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Morelia.

En su homilía, Mons. Víctor Aguilar llamó la atención hacia el cuidado que debemos tener de los falsos profetas, de los que dicen “Señor, Señor”, pero que no cumplen la palabra de Dios. Por sus frutos los conocerán, dijo, y llamó mantenerse alerta para no caer en engaños.

El Maestro José de Jesús Castellanos, Secretario Académico de la UVAQ, en su mensaje de bienvenida a los profesores, puntualizó que en esta cita anual se busca continuar con la preparación a través de los talleres que se impartirán en este día. Agregó que la labor docente es la actividad sustantiva de la universidad, aunado a la actualización y perfeccionamiento continuo, así como el desarrollo de nuestras competencias profesionales y las pedagógicas.

La Conferencia Magistral estuvo a cargo de la Dra. María de Lourdes Vargas Garduño, Doctora en Ciencias Sociales y Maestra en filosofía de la cultura, bajo el título “Filosofía y Educación: ¿Para qué?”

¿Qué tiene que ver conmigo la filosofía? En un mundo en el que nos importa el tener, no importa estudiar una carrera para realizarte, sino en dónde vas a ganar más dinero. El mundo del hacer; nos preocupamos por hacer cosas, para poder tener; le damos importancia a lo virtual, más que a lo presencial, la relación, la amistad persona a persona ya no se da; ahora lo que importa es tener un millón de amigos, pero en el “face”. Predominantemente hoy, nuestro mundo es virtual.

Lo que nos angustia hoy en día es el hacer para tener, debo tener los tenis de moda, el traje, el celular; y los papás preocupados por tener a los hijos a la moda… y en este mundo ¿qué hace la filosofía?

Olvidamos el ser, olvidamos este espacio para ser nosotros, para ser personas, y entonces, ante ese olvido, ¿cuáles son las consecuencias de darle tanta importancia a todo aquello? La sensación de soledad, poder tener “un millón de amigos” pero sentirse solos, porque no hay a quien le importe cómo estas por dentro, que te vea que cara estás haciendo, que comprenda tu tono de voz, que te dé una palmada.

¿Por qué está presente el crimen organizado en nuestros jóvenes? Porque resuelven algunas de nuestras necesidades, como el sentido de pertenencia, que en el adolescente es fundamental; los jóvenes, los adolescentes encuentran una respuesta en el crimen organizado porque se siente protegidos, comparten secretos, te hago sentir que perteneces. ¿Cómo queremos combatir el crimen organizado si no podemos solucionar las necesidades básicas de nuestra gente, de nuestros jóvenes, de nuestros adolescentes?

Ante todas estas situaciones, ¿qué hace el filósofo? Piensa para cuestionar y para proponer sobre las grandes preguntas que todos nos hacemos: la realidad, nuestra existencia, nuestro ser, sobre el otro, las cosas, etc. Y si existe Dios, ¿cómo es, cómo me puedo relacionar con Él?

Y todo esto, en la educación, ¿cómo se refleja? La educación va a ser el proceso de transmisión de la cultura; desde nuestros padres recibimos el proceso de educación de la cultura, nos ayudan a ver qué está bien y qué está mal.

Finalmente, somos lo que pensamos, como sujetos y como instituciones, y como pueblo, por lo tanto, tenemos que tenerlo claro: darnos un espacio para pensar, ¿para mi qué es el ser humano? Quien soy yo, quien es mi cuerpo, las instituciones nos influyen como nosotros también estamos influyendo en nuestros estudiantes; cómo estamos influyendo en el personal docente, en el personal administrativo y en el personal de intendencia; cómo estamos influyendo en nuestro entorno.

Nos urge desarrollar la introspección constante, un juicio crítico, continuo, una toma de decisiones consiente y clara, y lo más importante: eso que pienso, que tan congruente soy con lo que hago

Cerró la Conferencia con una invitación a pensar ¿quiénes somos como personas, quiénes somos como familia, quiénes somos como mexicanos? ¿Qué queremos ser? A lo mejor, no hemos venido siendo lo que realmente nos lleva a una plena realización, y a la realización de los que están con nosotros, por Cristo nos lo dice: no vamos a salvarnos solos, nos vamos a salvar juntos; ¿Quiénes queremos ser? ¿Quién quiero ser? ¿Quiero seguir igual o qué quiero cambiar? ¿Qué puedo hacer para mejorar mi entorno social, mi familia, a mí mismo, mi realidad en la que vivo?