Universidad Vasco de Quiroga

BUSCA LA UVAQ DESARROLLAR UNA GENERACIÓN MUSICAL.
Se pretenden menos instrumentos, más voz: Carlos Gersaín.

13 de febrero del 2019 19:25
Compartir en:
Compartir en Facebook Compartir en Twitter
13 feb
Morelia, Mich. a 13 de febrero de 2019. Este día, el área de Música del Departamento de Difusión Cultural de la Universidad Vasco de Quiroga (UVAQ), llevó a cabo el evento “Festival del amor y la amistad”, durante la “Hora Institucional”, con la finalidad de desarrollar una generación musical que permita resaltar la voz de los intérpretes, alumnos todos de diferentes carreras de la UVAQ.
 


"Generalmente estos muchachos cantan acompañados de más instrumentos, como piano, bajo, batería y guitarras, apuntó el Mtro. Carlos Gersaín, Director del área, pero quisimos hacer esto, dijo, para explotar la parte vocal”. Agregó que cuando se tiene un acompañamiento armónico y rítmico reducido es mayor la exigencia, porque tiene que lucir más, y cuando se tiene todo el acompañamiento, la música va cubriendo, apoyando, ayudando, lo que representa una dinámica distinta.

En esta ocasión se abordaron géneros de música de todos los tiempos, pero básicamente romántica, que da para mucho material musical, señaló.
Por su parte, el Lic. Julio Murillo, Jefe de Difusión Cultural de la UVAQ, informó que en esta “Hora Institucional” había más de 200 alumnos disfrutando y participando en el evento y se están dando cuenta que las interpretaciones de sus propios compañeros, dijo, son de muy alta calidad y es, además, un buen pretexto para conocer el trabajo de los muchachos y disfrutar un momento de convivencia.
Gisel Alejandra Salinas Chávez, alumna de primer año de la carrera de Medicina, se presentó como la integrante de más reciente ingreso al ensamble musical de la Universidad, ensamble universitario, y está haciendo sus primeras participaciones en esta “Hora Institucional” denominada como “Festival del amor y la amistad”.
 



Gisel Alejandra Salinas nos informó que ella ha cantado desde preparatoria: “ahí me metí a coro, a un grupo llamado “Inchátiro”, dijo, que es el nombre de una Princesa Purépecha de Tacámbaro, y ahí me enamoré de la música tradicional mexicana, de los boleros, y empecé a cantar en los concursos de bachillerato”. “Y ahora que entré a la universidad me alegra mucho poder hacer lo que me gusta, que es cantar. También me encanta la Medicina, así que combino las dos cosas. La respuesta de los compañeros fue muy padre, muy bonita, aunque me pongo muy nerviosa”, finalizó.